viernes, 29 de agosto de 2008

Si vas al baño, no te olvides el celular.


El celular de él está ahí. Brilla, titila, se te ofrece. Te dice: “abrime, mirame, revisame, tengo tantos mensajes sospechosos”. Y vos sabés que tu novio –novia, marido, amante, chongo o cualquier otro título nobiliario– no va a salir de la ducha hasta dentro de diez minutos. Entonces, con culpa pero con precisión, a toda velocidad, lo abrís y buscás entre los SMS esa pista que podría confirmar lo que intuís. ¿Encontraste lo que buscabas? ¿O hubieras preferido no ver nada?

Es fácil identificarse con la escena: según una encuesta a propósito de esta nota, 7 de cada 10 consultados alguna vez espió los mensajes de texto de su pareja (el resto casualmente conocía “a un amigo que lo había hecho)”. Esta consulta, además, tiene su respaldo: según un estudio de la empresa Virgin Mobile de Australia, uno de cada tres usuarios revisa los mensajes de texto de su pareja y el 45% dijo haber descubierto coqueteos o textos de contenido sexual al hacerlo.

Pasa acá, en Australia o en cualquier otro lado. Y pasó siempre. Antes eran los bolsillos del saco, la cartera o el cuello de la camisa con rouge, hoy son las herramientas de la era de la hiperconectividad.

“El hecho de espiar al otro es algo ancestral, sólo varía la manera de hacerlo”. ¿Por qué espiar al otro? “Por inseguridad, por temor a no ser querido como uno aspira. Pero eso empieza a suceder cuando hay fisuras en la pareja, cuando empieza la desconfianza, ya sea por cuestiones vinculares dentro de la relación o por cuestiones de una de las partes”.

“Cuando no había celular uno decía que iba a una reunión de trabajo y el otro tenía que confiar, que es lo natural. El celular cambió todo, posibilita controlar al otro y, a la vez, da pie para elucubrar cualquier fantasía: si tu pareja no te atiende, en vez de pensar que es porque está ocupada, enseguida empiezan las sospechas”.

Otro de los datos que arrojó la encuesta es que un 60% espiaba los mensajes de texto cuando sus parejas estaban en la ducha, y un 41% lo hacía cuando se encontraban en la misma habitación. Y además, que las mujeres eran más proclives a hacerlo que los hombres. Juan Carlos Benítez Pantaleone, miembro de la Asociación Argentina de Psicología y Psicoterapia de Grupo, esboza una explicación: “Hay una cuestión ligada al sometimiento histórico de la mujer: si ella engaña es una puta, si el hombre engaña es un vivo, y de algún modo la mujer se pone en ese lugar y cree que es más factible que él la engañe”.

¿Por qué querer saberlo todo del otro? “En realidad, hay cosas que uno nunca va a saber –dice Benítez Pantaleone– y la convivencia exige un trabajo de tolerar la parte desconocida del otro. Los que más se empeñan en saber todo del otro son los más afectados por sus propias inseguridades: por eso intentan controlar, revisar mensajes de texto, mails, meterse en el otro. No es que revisen porque quieren encontrar algo malo, sino para confirmar que nadie de afuera compite con ellos”.

Lo mejor es no revisar nada?? Ojos que no ven corazón que no siente??

16 comentarios:

Maragena dijo...

Soy bastante celosa, medio enfermita diría y reconozco que es porque soy muy insegura.
Si pudiera le pondría un chip para saber lo que hace cuando no está conmigo..con eso digo todo!! jaja

Con el celu me tiene abrochada porque tiene código de seguridad y no lo sé. No me queda otra que confiar y tratar de vivir en paz.

Xochitl.. dijo...

Pues hasta ahora no he tenido tentacion de revisar el celular de mi marido, está todo bien asi que no me siento perseguida. Su cuenta de correo yo tengo la contraseña asi que obvio ni para que entrar, no va ser tan tonto de hacer una trastada ahi y que lo descubra. Pero confienso que antes, en otra relación si lo hice. Ups !!

mumi dijo...

Confieso que alguna vez lo he hecho, pero no con la intención de descubrir alguna infidelidad o alguna mentira, culpa de mi horóscopo chino! La curiosidad mató al gato!!
Besos

Florencia dijo...

eeh yo sí lo hice al comienzo, cuando recien viviamos juntos, una boludez, ahora ni se me cruza!

Gilda dijo...

Sole, por naturaleza soy desconfiada. Desconfió hasta de mi sombra, pero no soy de revisar, ni de revolver, a veces hasta lavo la ropa con cosas en los bolsillos.
Debo confesar que al principio de la relación con mi marido, el era un poco picaflor, me entero que anda en algo ,por que un amigo lo llama al celu, ( de los celus el que esta al lado escucha) escuche que el amigo le preguntaba por una mina. Ahi empezo todo mi investigación. El me negó todo hasta que yo tuve todas las evidencias.
Fue la unica vez que hice algo y que cayo todo por una conversación.

Si desconfias, no vivis tranquila, y es terrible.

besos.

gringa dijo...

Soy re celosa,tapoco me gusta que me revisen el celular,pero chicas al baño NOOOOOOO,se me arruino un
K1 por hablar cinco minutos,el vapor me lo mato y yo me quiero morir jaja buen fin de semana

Gaby dijo...

La verdad es que no me llama, sere poco chusma?, pero nunca revise un celular, creo que si me quieren engañar no van a usar el celu.
Igual ya corro a leer los mensajes, jajaja.
Besos

Patri dijo...

naaaa que feo eso de andar husmeando en las cosas del otro. No da para nada. Prefiero confiar, la confianza es un pilar del amor.

Jess ʚïɞ dijo...

La curiosidad mató al gato. Yo confío, y punto. Creo que cuando llegas al punto de desconfiar vives muy infeliz, y por más que busques sin encontrar, siempre seguirás desconfiando. Creo que siempre hay que respetar la privacidad y el espacio del otro.

yuleny dijo...

Bueno mi esposo no revisa sus mensajes del celu por que ni el sabe la clave, asi que imaginense que ademas de las claves de las cuentas y tarjetas debo saber esa, jajajja.

Besitos.

Fer dijo...

Que cuestion, nos ientan culpa por revisar el celular de nadie, no solo reviso el de mi novio sino el que tenga a mano si puedo jajaja. Esta bueno que tiene de malo!!! igual te cuento que en un momento lo hacia con mas frecuencia que ahora, despues dejas de hacerlo ecepto que tengas motivos para hacerlo...

Sandra, Nahuel y Nico dijo...

Está muy mal revisar los celulares ajenos, salvo casos en que las sospechas lo requieran. La verdad soy un poco tonta para esas cosas nunca lo haría por que confío en la persona que tengo al lado, además pienso que, si la otra parte, quesiera hacer algo no se expondría con algo que trae a casa, o a lo mejor es lo que haría yo, jajaja. La verdad no me gusta espiarlo y tampoco que me espíen, por ejemplo soy muy celosa de la compu, es mía y no me gusta que la toquen, si mi marido quiere hacer algo primero entro yo y cierro todos los archivos que tengo abiertos, que en general son muchos.
Un beso y muy lindo post.

Natalia dijo...

pero or favoooooorrrr a quién se le ocurre guampear a su mujer/marido mediante celular???? eso no se hace!!!!
lo de meter las guampas cheeee no crean que no se debe usar el celu!

Capitana del Espacio dijo...

Soy revisadora y me hago cargo. No lo digo con orgullo pero es la verdad, el saber de más y no poder decirlo (para no exponer mi error) me ha traído más de una complicación.
Un beso Sole!!

Me reí con el testimonio de la Gringa jajajajaj

v@le dijo...

síiii!!! Yo se lo reviso y después me descubro porque le comento sobre los mensajes que recibe... Yo confío pero por las dudas...estoy atenta,ji-ji!

Yolanda dijo...

Yo era muy confiada,creo que con desconfianza no se puede vivir con alguien, pero un dia mientras tomaba un café en mi cocina con la vecina y mi ex estaba echando la siesta,llegó un mensaje a su movil,que dejó cargando en la cocina,por pura inocencia lo abrí,ya que era de una buena amiga nuestra...y no entendí nada de lo que decía...creo que mi mente no queria entender...se lo acerque a la cama abierto...y cuando se fue mi vecina me comentó...lo has leido?..y le dijé la verdad: si,pero no entiendo nada...y me puso una excusa tonta, yo lo acepté..a partir de ahí,el movil siempre lo cargo al lado de su cama y borraba todas las llamadas,al cabo de unos dias me contó que tenía algo con ella y que si le quería le esperara un mes mientras se decidia; yo le esperé,le perdoné,lo comprendí...pero ya nada fue igual y empece a revisar su movil,aunque era tarea imposible...bueno,la historia acabó en que me seguía siendo infiel,pero con más cuidado...
Si desconfias de alguien,no puedes vivir con ello...es un pilar básico en las relaciones humanas...